fbpx

¿Sabías cómo daña el polvo en los autos?

¿Sabías que la suciedad no es buena para la apariencia de tu coche? ¿Ni para el mantenimiento de su pintura en buen estado? Dentro de la suciedad es el polvo en los autos lo que más los daña. A menos que que tengas un proyecto artístico como Ronen Zlotogoura. Lo mejor es protegerlo y cuidar la pintura del coche, del polvo.

¿Qué favorece la acumulación de polvo en los autos?

Todos los vehículos, incluso los que están guardados en garaje, acaban acumulando polvo.

Y es que lo que conocemos por polvo no es más que un conjunto de partículas pequeñísimas que están flotando en el aire y que se van depositando sobre los objetos formando una capa de suciedad.

La composición del polvo depende de factores medioambientales propios de cada lugar. Por eso puede variar de una casa a otra, de una calle a otra, de una ciudad a otra, de un garaje a otro, de un país a otro.

En algunos lugares, nuestro vehículo acumulará polvo antes que en otros (insistimos, incluso dentro de un garaje) y sólo hay una cosa que puedes hacer: limpiar el coche con regularidad o resguardalo con una buena funda.

Contra la acumulación de polvo en el coche, la limpieza

Como no podemos evitar la exposición de nuestro coche al polvo, sólo nos queda recurrir a una limpieza frecuente para que esas diminutas partículas no se acumulen sobre la capa superficial de la pintura.

Debes tener en cuenta dos cosas especialmente:

La acumulación de polvo acaba por dañar la pintura, eliminando la protección que le confiere y favoreciendo que se raye con mayor facilidad.

La acumulación de polvo dificulta la limpieza, que habrá de realizarse con muchísimo cuidado, ya que arrastrar esa capa de polvo acumulada puede arañar de forma importante la pintura (y no te aconsejamos hacer la prueba para  comprobarlo).

¿Nuestro consejo? El lavado semanal es clave para conservar la pintura en buen estado por más tiempo. Si el sitio en el que vives es propenso al polvo, cúbrelo con una de nuestras fundas. Además de eso, procura eliminar las manchas significativas cuanto antes (cacas de pájaro, resina de árboles etc.). Y repara cualquier pequeño daño en la chapa o en la pintura cuanto antes con la ayuda de tu taller más cercano.